miércoles, 16 de abril de 2014

Delicias del Punjab

Punjab o Panyab es una zona compartida por Pakistán e India y tendrá una rica historia pero lo que me interesa a mí, por ahora, es su rica gastronomía.

En una época de mi vida en Argentina tenía como fijación no comer nada con pimienta porque consideraba que le sacaba el gusto real a la comida y me parecía espantoso comer algo picante.

Pues en Londres he descubierto que picante no significa comida fea ni poco gustosa y que la picantez que puedas sentir al primer bocado no eclipsa para nada los otros sabores y realmente, cuando los ingredientes son los correctos y todo está armoniosamente cocinado, podés llegar a disfrutar de unos platos sabrosísimos.

Nosotros no somos de comer comida picante ni yo cocino con chiles pero si me toca un plato picante, lo como! Y con la experiencia que tuve en Seoul de qué me voy a asustar y/ o quejar?

Fue en agosto del 2010 que descubrimos este restaurant por la zona de Whitechapel, el barrio de Jack El Destripador.

De todas maneras, coincidimos en que la comida era deliciosa y que por más que fuera picante, la pudimos disfrutar mucho. Los sabores eran intensos, los ingredientes frescos y sabrosos... Una fiesta para el paladar!

Este fin de semana me dieron ganas de volver a ese restaurant que tanto recordábamos.

Últimamente si voy a algún lugar a comer algo que nunca antes probé, tengo la costumbre de pedirle al mozo la típica "lo que está comiendo aquel señor / aquella señora", etc. Ver la comida ya servida ayuda!

Y así hice, pedí lo que estaban comiendo las chicas de al lado mío.

Primero nos trajeron unas salsitas de las cuales me puse una gotita y media de cada una sobre el plato para probar y comprobar que, efectivamente, la amarilla era un poquito picante, la roja recontrapicante y la marroncita, dulce.

Ricas pero no las usamos para aderezar lo que comimos.

Nos preguntaron qué ibamos a tomar y pedimos lo que vimos tenían mucha gente sobre sus mesas: Una jarra grande con algo que parecía licuado.

Se trataba del lassi.

Contrariamente a lo que uno pueda asociar, lassi no tiene nada que ver con un perro sino con un licuado de yogur natural, fruta fresca y especias, por ejemplo, comino, que ni te das cuenta que lo tiene!

Hay lassi salado y lassi dulce. Es riquísimo porque tiene un gustito especial y es espeso. Como también es intenso, yo preferí tomarlo una vez que terminara de comer, como si fuera un postre.

Preferí acompañar mi plato principal (que en rigor era una entrada) con el platito de verduras que nos trajeron con las salsas. El mozo no entendía que pidiera una entrada como plato principal, yo le dije que no quería comer mucho pero que si me daba más hambre, le pediría alguna que otra cosa. Ahí puso cara de entender.

Costillitas de cordero, mi plato. Se ve el humo, no?

Cómo describir el sabor? No eran picantes (o tal vez sí y ya no me doy cuenta!) pero sí tenían mucho sabor a especias sin por eso comprometer el sabor de la carne del cordero, que más sabroso no podía estar! 

Ale pidió karahi de pollo. Picante pero esta vez Ale no transpiró!

El karahi es una ollita/ sartén donde se macera y cocina lo que vos quieras, es como un mini wok. Este restaurant ofrece varias clases de karahi, que puede ser de cordero, de vegetales, de langostinos, etc.

Y para mojar en la salsita, qué mejor que un nan de ajo!

También pidió arroz pilau, o sea arroz basmati con especias y algunas verduras.

Las porciones estuvieron muy bien, quedamos satisfechos los dos y también me serví un poco de arroz y pan, que hacía mil que no comía.

Y así como dije al principio, al lassi lo tomé de postre y me cayó super bien.

Un rato antes de pedir la cuenta, se me ocurrió darme una vueltecita por el restaurant...

Y vi al final de las sillas y mesas, la cocina!

Al pasar, vi unos popadoms muy ricos...

Ahí me acerqué y vi a los cocineros en acción, qué placer! Pregunté si podía sacar alguna foto...

El dueño de ese brazo me dijo que sí.

No me animé a sacar más porque sentía que molestaba, erna muchos los cocineros cocinando a un ritmo casi frenético y eso que a esa hora no había tanta gente. Pero claro, después me enteré que también tienen delivery, así que estarían cocinando para afuera también.

También me acerqué a un sector donde se exhibían dulces de todo tipo.

Lo único que conocía eran los dátiles y la baklava.

Pregunté al señor que atendía y como le entendí poco, preferí comprar dos dulces que vi tentadores, una "patisa" y un "glupamam". Y sé cómo se escribe porque le pedí al señor que me lo deletreara!

Qué agradable sorpresa! La "patisa" tiene la apariencia y la consistencia de un mantecol. La diferencia es que está hecha con garbanzos pero si no lo supieras, no te darías cuenta! Deliciosa!

La (o el, qué se yo) "glupamam" parecía un mini sandwich de una masa parecida  a las doughnuts y unidas con crema (o una especie de queso) y pistachos, deliciosa también pero me gustó más la "patisa", tan adictiva como el mantecol!

Cada manjar salía  £0.75, nada mal, por cierto.

Una vez que pedimos la cuenta, nos trajeron esa bandejita con chocolates y pagamos.

Pero al salir, notamos que otras personas que también se iban, se acercaban a un mostrador y con una cuchara sacaban algo de una especie de bowl de plata. Nos acercamos y vimos esto:

Misterio!

Le preguntamos a un mozo qué era eso y en su media lengua trató de explicarnos pero no entendimos nada! Eso notamos, los mozos hablaban muy poco inglés y sólo entendían lo básico y sabían describir los platos, pero nada más.

Bueh, como vimos que veneno no era, nos servimos un poquito.

Los cubitos era azúcar. También había semillas de anís y otras cositas o semillitas dulces. Muy rico, muy original, muy refrescante!

Sinceramente, comía semillitas y de un sabor tan... no sé, por momentos me hizo acordar a ciertos confites que comía de chica, a eso me remitió el sabor...

Bueno y qué tal de precio? El almuerzo costó en total £25 los dos y nos pareció muy conveniente por lo bien que comimos, la calidad de los platos y un detalle que siempre hay que tener en cuenta cuando vas a lugares donde sirven comida que nosotros podríamos considerar "exótica": había muchos locales y gente de la comunidad comiendo allí.

Así que si tienen ganas de aventurarse a nuevos sabores y no le tienen miedo a lo picante, les recomiendo Tayyabbs de mil amores! Queda en 83-89 Fieldgate Street London E1 1JU.

Se animarían? Si me dicen que sí, avisen así los acompaño!!!



lunes, 14 de abril de 2014

Mi Primer Viaje Sola

Ojalá viajar sola fuera así... Pero la realidad es otra!

Cuando uno lleva años viajando va adquiriendo experiencia, como pasa con cualquier actividad que hagas por un tiempo largo, sea por placer o no. Entonces, cuando recordás aquella oportunidad en que hiciste algo por primera vez, te da ternurita, se te dibujan sonrisitas en la cara... o te querés subir a la máquina del tiempo y darte una buena patada en el trasero a vos misma!

Es que pensás: "Cómo pude ser tan..." y dependiendo del evento que te acuerdes, lo completás con algún adjetivo poco positivo.

Por ejemplo, me pasa cuando me acuerdo de la primera vez que viajé sola al exterior. En realidad, la primera vez que viajé sola a otro país fue cuando tenía 24 años y vine  a Inglaterra a hacer un curso para teachers y me quedé un mes: paseé, caminé pero siempre estaba con algún grupo y nos poníamos de acuerdo para dónde rumbear. Pero la primera vez que viajé sola-sola fue dos años después, cuando fui a EEUU y Canadá.

Me da la impresión de que cuando una chica / mujer viaja sola al exterior, su mente se llena de aventuras exóticas: hombres apuestos que pasan a su lado y se dan vuelta para mirarla;  la chica en cuestión deja a todos boquiabiertos con sus prendas que viste con todo glamour; la brisa (siempre hay brisa, nunca hay viento ni lluvia!) le despeina suavemente los cabellos brillosos...

Nada más lejos! Bueno, por lo menos para mí lo fue porque viajé sola y no me fui a internar a un all-inclusive donde tenés las vacaciones organizadas si no querés hacer nada. Yo me fui a recorrer la costa este a pura pata, hostel, tren y subte!

En fin, te paso a enumerar los errores, los terribles errores que no me perdono haber cometido y que cada vez que tengo oportunidad de hablar con alguien que viaja sola, trato de contarlos para que no se vuelvan a cometer... Pero a veces todo llega a oídos sordos y es necesario que la susodicha no escuche así los comete, aprende, no los vuelve a hacer y sale más fortalecida!

Sin más, pues, entonces los errores, suposiciones y estupideces varias que una cometió, pensó y realizó cuando viajó sola por primera vez siendo joven, pero sobre todo, inexperta:

- Primero lo primero: compré una carísima y enorme valija semi rígida, con trescientosmilquicientosveinte metros cúbicos de capacidad la cual llené hasta bien arriba con toda la ropa que tuviera, encontrara y comprara porque...
  • a) Tengo que llevar pantalones. Ok, uno de cada color... Bueno, mejor, dos negros (por si uno se ensucia), dos blancos (por la misma razón), tres o cuatro jeans y uno que sea más elegante. Tengo de esos? No. Bueno, entonces me compro dos.
  • b) Ah, no, claro, si llevo esos pantalones entonces tengo que llevarme algunas camisas, remeras y buzos y también sweaters que me combinen. Pero si llevo esta camiseta, entonces tengo que llevar este otro buzo que me combina pero si este buzo resulta ser demasiado abrigado en el día que salga, entonces tengo que llevarme la camisa aquella y si llevo esa camisa, necesitaré este saquito con el cual me queda bien. Por supuesto, no olvidarme de las pashminas por si referesca y por favor, agregar YA esas remeras de algodón, las 3 negras, las 3 blancas, la roja, la azul, la rosa, la color crema, la color café... Bueno, y así ad infinitum.
  • c) No puedo, NO-PU-EEEE-DO no viajar sin botas. Me llevo las negras con taco, las marrones con taco, las negras sin taco, las marrones sin taco, las rojas para dar un toque de color, los zapatos de fiesta negros que van con todo y un par de zapatillas por si se me da ir a correr al Central Park. (En mi fucking vida de ese entonces fui a correr a un parque, pero bueno, una chica que viaja sola tiene que estar lista para todo caprichito que se le venga a la mente! Para eso viaja sola, para darse los gustos que se le ocurran!)

- También me compré un necessaire gigante, de dos pisos para llevar los perfumes, desodorantes, cremas, shampúes y acondicionadores hasta llenarlo por completo. En esa época se podía subir al avión con un bolso lleno de infinitos líquidos y cremas. El talco, no olvidar, y también llevo tres esmaltes con el quitaesmalte tamaño mil y por supuesto, algodones, toallitas, paquetes de pañuelos descartables y no agregué las botellitas de alcohol en gel porque en esa época no existían!

- Obviamente que llevé como tres desodorantes, dos frascos de cada cosmético imaginable, no sea cosa que se me terminaran y yo... no sé qué imaginaba, que no habría supermercados o perfumerías en EEUU!?!?!

- Yo, que JAMÁS me hago baños de crema, me compré un pote de (sí adivinaste!) un baño de crema, el más grande y caro que encontré. Por qué? Ok, es que pensaba que en esos días en que llegara agotada de tanto pasear y flashear gente con mi exotismo ítalo-latinoamericano y arrrrgentino, me iba a dar unos merecidos baños de inmersión y, ya que estaba, me hacía un baño de crema, para tener el pelo espléndido cuando la brisa me agitara suavemente los bucles (que no tengo ni nunca tuve!)

- Una chica que viaja sola tiene que estar preparada para lo inesperado, por ejemplo, que una gente fantástica que me cruce en mi camino, me invite a su fiesta de amigos en su mansión. Ergo, hay que llevarse un vestido largo para la ocasión y zapatos con taco aguja acordes. (Sí, creeme, eso llevé y estoy segura de que no soy la única que ha llevado algún outfit parecido!)

Para terminar con esta catarata de burradas y coronarla como debe ser, demás está agregar que prácticamente usé el mismo jean durante todo el viaje y, aunque cambiara de camisetas y ropa interior diariamente, las lavaba en cualquier lavadero que había a montones por donde estuviera y que, como me compraba ropa lo mismo, usaba eso y lo que había empacado seguía tan doblado como cuando arribó a EEUU. No me hice el tan soñado baño de crema y salía con la cabeza limpia, sí, pero el pelo atado con alguna vincha o broche y tan electrizado como lo tuve desde el momento en que nací.

Y lo peor, LO PEOR de todo esto que te estoy contando es que no era capaz de cargar ese peso yo misma y eso es lo que no me perdono. Porque una es mujer pero se tiene que hacer cargo de lo que planea y lleva y no podés pretender que POR SER MUJER vengan a ayudarte buenos pero desconocidos samaritanos que no tienen por qué hacerse cargo de tu mal planeamiento y cargarte la valija que vos misma no podés llevar.

Sirve, entonces, todo esto que escribí/ confesé/descargué?

A mí sí porque se me están ocurriendo un montón de consejos que podría dar de qué estrategias usar cuando viajás sola y vienen a cuento de la experiencia adquirida.

Bueno, en definitiva, no importa si lo que una puede contar ayuda o no. La aventura de vivir consiste en eso, justamente: proponerte desafíos, ponerte a prueba y aprender de lo errores cometidos.

(Pero si podés evitar cometerlos, mejor!)

Bon voyage, girl!




viernes, 11 de abril de 2014

La Lista De Abril

Abril, el mes lindo que me recuerda al precioso otoño bonaerense y acá con una primavera helada... A veces hay algo de sol por lo que no dan ganas de quedarse en casa cumpliendo con lo que una se autoimpone. 

También es el mes donde me estoy afianzando en esto de trabajar temporalmente, lo que se traduce en no estar en casa tratando de cumplir con lo que una se autoimpone...

Pero hay que reconocer que ALGO hice, eh? Poco. Lo cual no me gusta. Así que espero aprender a hacer equilibrio con la obligación laboral y la obligación hogareña.


Repasamos?

- Hacer esa torta especial a ver cómo sale...
(Dije que la iba a hacer este mes y que sabía que para el día que publicara esta lista no iba a estar hecha. Creo que la hago este domingo. Me juego. Qué horror si me sale horrible! Porque lo voy a tener que mostrar!!)

- Fijarme si puedo ordenar las fuentes, tuppers y demás trastos de otra forma, de más fácil acceso.
(Lo hice! Lo que me llamó la atención fue que no me llevó más de 15 minutos, señal de que algo ordenado estaba todo y lo mejor fue que noté que me quedó mucho espacio todavía y pude agregar otras cosas. Re contenta. Y eso que yo te guardo los tuppers con su tapa puesta porque si los guardara destapados y la tapa por otro lado, sería un desorden descomunal! Cómo diablos guardás las tapas prolijamente!?!)

- Devolverle a Jonathan los DVDs que me prestó y que no vi!
(No. Porque todavía no lo vi y creo que la amistad se alimenta de a dos. Si vos no ponés un poco de empeño ni hay ida y vuelta después de que uno de su parte haya puesto lo suyo, quiere decir, me parece, que mucho interés no hay, no es cierto? Pero igual se los pienso devolver... cuando lo vea! *Ay, por favor que no pase mucho tiempo porque no voy a acordarme qué DVDs son!!!*)

- Alentarme a comenzar algún tipo de actividad física.
(Sí! A la vuelta del trabajo me vengo caminando desde la estación, nada de tomarme el colectivo! Tengo unos zapatos re cómodos y esa media hora de caminata me pone de tan buen humor! Vengo caminando tranqui, mirando el paisaje, sacándole fotos a los animalitos que me cruzo, y viendo todo lo verde alrededor!)

 - Comenzar con el curso on-line de Excel.
(Ufa! No es justificativo que estoy trabajando y entonces, bueno, no sé, nada, este... no tengo tiempo?)

- Destinar 3 horas (o más) a la tarde o a la noche, a algo que no tenga que ver ni con la tele ni con la compu.
(He tratado, no puedo. Lo saco de la lista o lo dejo? Mejor voy a tratar que sea una hora, por lo menos. Tres me parece mucho)

- Retomar mi librote y ejercicios para ahondar conocimientos de HTML y CSS.
(Ver "Comenzar con el curso on-line de Excel")

- Ordenar el placard grande del hall de entrada.
(Eh... no. Pero lo voy a hacer. Primero, tengo que hablar con la experta!)
 
- Leer más información para el viaje que estamos por hacer.
(Vengo bien pero esta semana le tengo que meter pata!)
 
- Ordenar mi mesa de luz. (O comprarme otra nueva!)
(Ni una ni la otra. Aunque va ganando el "comprarme otra nueva")
 
- Ordenar de forma mona lo que está sobre las cajoneras.
(Sí, ordené pero no de forma mona. Si quiero que quede todo divino tengo que darme un paseíto por IKEA!)
 
- Hacer un "Spring Clean" por habitación, por día. 
(No pude yo misma pero tuve asistencia. Cuenta?)

Para este mes me agrego a lo que no está tachado:

- Guardar las botellas de vino y champagne en otro lado. Para ser cosas que nunca consumimos, tienen demasiado lugar de privilegio en la cocina.

- Tratar de vaciar lo más posible, la mesada de la cocina.

- Recordarle a Ale que venda esos aparatos que tiene y que no usa más!

-  Sacarme de encima toda la ropa y zapatos que no use.

Bien, así ha quedado conformada mi Lista de Abril. Algunas de las cosas de mi lista se parecen a algo que vos también tengas que hacer? O tenés algún consejo para darme sobre lo que puse para hacer?

Por lo pronto, a tratar de tachar todo lo que se pueda!



miércoles, 9 de abril de 2014

Scones Estilo Americano

 
Sí, creeme que estos son scones.

Pero se trata de scones American style!

En EEUU, cuando vos decís scone no te referís a los que conocemos todos, los redonditos que se comen a la hora del té. Te referís a lo que de este lado del charco llaman biscuit. Y cuando vos querés comer un scone de los británicos, en USA lo pedís como biscuit. Y si en USA querés una biscuit británica, pedís una cookie. Se entendió?

O sea:

"Un poco para que la gente entienda."

Biscuit aquí es lo que nosotros en general llamamos galletitas o galletas pero también se usa mucho decir cookie para esas galletitas que tienen chips de chocolate.

En fin, que no todo es tan blanco ni tan negro pero es bueno saber algunas diferencias!

Otra característica de los scones americanos es que generalmente se los corta de tal forma que parezcan una porción de pizza. Los puede haber muy altos y hechos con buttermilk o más finitos como me salieron a mí. La próxima vez abuso un poco más del polvo de hornear!

Para hacer estos scones, cociné sin huevo. No sé, tengo ganas de probar otras cosas entonces decidí comprar un producto que es un polvo que se mezcla con agua y tenés una pastita que reemplaza  (no en vitaminas) al huevo.

La caja es súper retro! Esta marca en particular es americana. 

De todas maneras, para esta receta, si querés usar huevo, con uno alcanza. 

Ingredientes

2 tazas de harina
1 taza de polenta
3 cucharadas de manteca blanda
1 taza de azúcar
3 cucharaditas de Egg Replacer  + 4 cucharadas de agua casi caliente
1/4 taza de arándanos pasas
1 cucharadita de polvo de hornear
1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
2 cucharadas de aceite
Cantidad necesaria de leche

Procedimiento

En un bowl ponés la harina, la polenta, el  polvo de hornear y el bicarbonato de sodio.

En otro, el azúcar, la manteca y el aceite y mezclás y batís hasta que se haga una pasta.

Le agregás los ingredientes secos hasta que se haga como una arenilla.

Le agregás el huevo (o el egg replacer en este caso).

Le agregás los arándanos pasas.

- Mezclás y vas agregando la leche de a cucharaditas hasta que se una todo pero sin que esté demasiado húmedo.

-  Ponés un poquito de harina sobre la mesada y amasás con delicadeza hasta que la masa se te despegue de las manos.

Te tiene que quedar así de divina.

Con palote o con las manos la vas aplastando y dándole forma redonda.

Cortás las porciones.

Las colocás en una placa y las pintás con leche.

- Al horno por unos 20-25 minutos.

Sequitos, crocantes, hermosos.

Mirá qué color de base!

Y comés todos los que quieras!

Porque una vez que comés uno, no podés parar!!

Igual valen para tomar el té, no?




lunes, 7 de abril de 2014

Tita Baratita Toma El Afternoon Tea

Tita Baratita siempre cuida su dinero pero eso no significa que no pueda darse ciertos gustos. Tita sabe muy bien que tomar el té en Londres es de rigor en algún momento del año pero tampoco puede gastar todos los meses lo que cuesta un Afternoon Tea propiamente dicho.

Un Afternoon Tea en un hotel o restaurant mono está alrededor de £35 para arriba. Hay lugares donde los sirven a £25-£30 y es una lotería lo que pueda tocar. No me refiero a la cantidad de cosas por comer o al té sino a la calidad y a los ingredientes usados para preparar todo así como el ambiente y el nivel de atención de los empleados.

Por suerte existe un bello lugar donde pasarla bien mientras se toma un Afternoon Tea delicioso y a casi la mitad del precio de los demás lugares.

Se trata de The Delaunay Counter.

The Delaunay Counter queda al lado del restaurant The Delaunay, un restaurant que no hace mucho se abrió y sin embargo, da la sensación de que hace décadas que está ahí.

Esto es por la decoración del lugar, muy clásica por cierto.

Tanto The Delaunay Counter como el restaurant mismo ofrecen un menú estilo vienés y en ambos se puede desayunar, almorzar, tomar el té y cenar pero la diferencia está en lo que sirven y en el precio, sin que por esto la calidad quede comprometida.

El restaurant es más... espléndido, diría. The Delaunay Counter es más informal y relajado.

 
Deliciosa vennoisserie.

Para el Afternoon Tea que se ofrece, el tamaño de las tortas no es ése de las fotos pero se mantienen el sabor y la calidad.

De todas formas, te aseguro que con lo que comés quedás más que satisfecha!

Cuando llegás, podés ir a sentarte directamente y esperar a que venga el mozo o podés pedir en el mostrador y te vas a sentar.

En ambos casos, te cuento para que sepas, vos podés elegir qué tipo de torta querés para tu té. Las elegís de una bandeja que está en un sector del mostrador. Podés elegir dos y si querés otras podés pedir más, obviamente, pero a un costo de  algo así como £2 cada mini torta. 

Por supuesto que si querés una porción grande, el precio es otro, de alrededor de £3.50.

Entonces te sentás y te traen el té.

Yo pedí English Breakfast y leche de soja aparte y Sergio pidió Earl Grey con leche común.

Una tetera para cada uno.

Te muestro ahora los manjares:

Sandwiches, tortas y scone con crema y mermelada.

Y este es el detalle, plato por plato:

Lo salado!

Se trata de un sandwich de pastrón con pepinos en vinagre y con salsa de cranberries; salmón ahumado con queso agrio sobre pan de centeno y unas galletitas de queso hechas sandwich con crema de queso. Con Sergio no nos podíamos acordar a qué cosa que comíamos en Argentina se nos hacía tan familiar esto último!

Luego, el scone.

Aquí vos también podés reemplazar el scone por otra tortita que se llama gugelhupf y está hecha con  semillas de amapola y acompañada de mermelada de damascos y clotted cream.

Fue lo que pidió Sergio.

Y para coronar tanto placer, lo dulce.

Mini sacher torte y mini torta de café y rum.

Mientras charlábamos y tomábamos el té y comíamos y nos convidábamos, con Sergio notamos la decoración del lugar.

 
Una mesa alta con los diarios a mano, ideal para comer y/ o tomar algo rápido.

Muchas fotos y pósters en alemán.

Hermosas mesas y sillas.

 
Antes de irnos, vi que se ofrecen típicos productos vieneses.

 También aproveché y saqué fotos de algunas cosas que me gustaron.

Por ejempo, este reloj.

 
De aquí te podés llevar una postal y si querés hacés una donación.

 
No pudimos darnos cuenta qué es esto!

Verdaderamente, Tita recomienda este sitio para tomar un Afternoon Tea con un toque vienés pero Afternoon Tea al fin. Y lo más importante fue descubrir la excelente relación precio-calidad: Esta preciosa delicia gastronómica salió nada más que £12.50 por persona!!!

Afternoon Tea para todos y todas!



viernes, 4 de abril de 2014

Estable Inestabilidad

 "Never burn bridges. Today's junior prick, tomorrow's senior partner!"

Como siempre termino concluyendo, mi vida laboral siempre fue predecible y cuando vivís de esa forma, en tu imaginación no entra otra forma de trabajar y eso trae aparejado de que tu vida misma gire en torno a lo que hacés (aunque mucho no nos guste) y también que se te haga predecible. 

En mi caso nunca fue motivo de aburrimiento ni de complejo ni de queja: me gustaba tanto mi trabajo y como trabajaba de forma independiente, todo era placer, hasta las responsabilidades y obligaciones porque todo tenía que ver con la enseñanza.

Así que dejar todo y venir aquí y buscar mi lugar laboral ha sido todo un desafío. No porque no encontrara trabajo porque trabajo hay. Si no, y ahora me doy cuenta, que el estar cambiando de trabajo y probando cosas nuevas era un síntoma de... quién sabe qué. 

De búsqueda de identidad? De erradicada? De expatriada? De qué?

A Londres vinimos por una oferta laboral que tuvo Ale, no porque somos dos aventureros locos que se nos pintó venir a probar suerte. En Buenos Aires ambos teníamos trabajo y estábamos bien organizados.

Pero él llegó con trabajo. Yo no. Y acá me dí el gusto de probar, de entretenerme con otras cosas, con otro tipo de tareas, de cursos y de trabajos.

Y creo que ahora llegó el momento, me parece a mí, de buscar cierta estabilidad laboral. Trabajé toda mi vida y haberme tomado bastante tiempo para no hacer nada terminó carcomiéndome el ocio. Se disfruta, sí, pero cuando no tiene un propósito, te termina quemando el ánimo.

Como este año tenemos unos cuantos viajes planeados, no daba que me pusiera a buscar trabajo permanente y Ale me sugirió que buscara trabajos de corto plazo. Yo lo miraba raro, qué es eso de trabajar unas semanas acá, otro par allá...

Pero bueno, qué iba a perder, así que vi un anuncio en una agencia, mandé mi CV, me llamaron al otro día y al siguiente comencé! Me encanta!

Estoy haciendo trabajo de lo que me digan, sobre todo si es administrativo o de telemarketer en unas oficinas muy monas y por ahora la estabilidad dura semanas pero es totalmente flexible porque como trabajo de forma temporaria, respetan los días que tenga off o que me tenga que ausentar por el motivo que fuera. (Yo avisé que tenía hasta noviembre unos viajecitos programados y acá todo bien, no te miran mal por eso!) 

Entonces los de la agencia, sabiendo de los días o semanas que estaré ausente, programan los trabajos para darme y así puede pasar que puedan llamarme a las 7am para ir a reemplazar a alguien que se enfermó o que vaya 3 semanas a trabajar sobre un proyecto determinado que acaba de empezar (que es lo que estoy haciendo en estos momentos).

Sinceramente, la estoy pasando bien! Además de ir adquiriendo experiencia en muchos aspectos, conozco gente nueva, voy al centro, hablo, trabajo... En fin, la vida misma!

Y hoy que es viernes, desde la mañana que estoy empatizando con todos aquellos que leo en Twitter o en redes sociales cuando festejan la llegada de este día!

Ahora sí los entiendo!

Feliz viernes para todos!

miércoles, 2 de abril de 2014

Un Domingo En El Soho

Parece ser que el término "soho" apareció en el siglo XVII cuando el 1º Duque de Monmounth salía a las batallas y así arengaba a su tropa. Medio siglo después, se lo comenzó a utilizar para describir este sector de Londres y luego se lo adaptó a un sector de New York y, no hace tanto, para una parte del barrio de Palermo en Buenos Aires.

En el siglo XIX, el Soho fue la zona roja de Londres y, por supuesto, era muy peligrosa. Para comienzos del XX se empezaron a instalar los primeros bares, pubs y restaurants y para los '60 era el sitio donde se reunían los bohemios y desde los '80 comenzó a ser el lugar de la escena gay, sobre todo a la noche, cuando abren las discos y los bares.

De todas formas, Soho tiene gente a raudales de día, de tarde y de noche. De tarde y de noche, por la música, los boliches, los bares. Hay mucha gente afuera y mucha adentro. De día, no sólo por los restaurants y las pastelerías donde se toma excelente café y se come de lo mejor sino por los diferentes negocios de ropa y... de lo que sea!

La cosa cambia los domingos cuando todo se calma y se puede caminar por sus calles casi silenciosamente y sin chocarse a nadie. Por suerte los negocios siguen abiertos pero claro, cierran más temprano.

Pero se lo disfruta de todas formas.

Vamos de paseo?

Decidimos hacer una caminata medio histórica del Soho y comenzamos por Soho Square.

La plaza.


The conversion of St Paul.

Esta plaza está rodeada de bonitos edificios clásicos que hoy en día albergan más que nada, agencias de publicidad.

Pero un edificio distintivo se encuentra en 1 Greek Street, que es una organización benéfica para los homeless.

 
El lugar.

Al lado de la puerta hay un cartel que explica un poco la historia del lugar y te sugiere dejes una contribución como se hacía antaño, poniendo monedas a través de una ranura que hay a la vuelta.

 
Y las monedas "viajan" por ese tubo!

Ahí nomás ya comenzás a ver bares característicos.

Como por ejemplo, este.

Pero me encontré con, creo, es el único negocio de ropa del Soho que me gusta. No es que haya muchos negocios de ropa pero acá compré un saco rojo medio loco y a Ale le compré una remera que le gustó.

 
52 Greek Street.

Me encanta el corte de los vestidos pero los estampados, no!

Y las remeras! Ge-nia-les!

Hay unos pubs preciosos.

The George.

Pillars of Hercules.

The Three Greyhounds.

The Blue Posts.

The John Snow.

Dr John Snow fue quien rastreó en 1854 el origen del cólera que se había desatado en la ciudad. Se vio que era a causa de agua contaminada que provenía de una bomba y no, como se creía en esa época, que era por el aire que respiraban. 

En su homenaje colocaron ahí cerca una réplica de la bomba original.

Porque en el Soho también hay un poco de historia.

 
En este sitio tocó Mozart a los 9 años en 1765.

Enfrente, el bar donde tocó Jimi Hendrix por última vez.

Y aquí estaba el 2i bar, donde nació el rock and roll británico y la industria musical.

La oferta gastronómica del Soho es infinita y para todos los gustos. Lo que es de destacar es la calidad de lo que se ofrece y he notado que las modas gastronómicas o la fama de un restaurant en particular puede ser casi efímera: Cada dos años, la escena cambia casi por completo: Todo el tiempo están cerrando y abriendo restaurants y pastelerías!

De todas formas, hay gastronomía de todo origen:

Gastronomía alemana. Podés comer milanesas acá!

Gastronomía española.

 
Un lugar italiano donde lo salado y lo dulce es a base de polenta.

 
Fondue suiza.

Y sectores de color:

Algo de la zona roja queda pero todo de puertas adentro.

Sobre todo sex shops y entretenimiento para adultos.


El mejor lugar para comprar comics de toda clase. Los que te imagines.

 
Veo! Veo!

Adoré la frase que decora este negocio de artículos para arte.

Me encantó pasear por el Soho en un día tranquilo, con poca gente y viendo tantos colores y tantos rincones originales.

Si vienen a Londres, les recomiendo perderse por las callecitas del Soho, seguramente encontrarán muchas otras cosas más de las que les muestro! 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...